Nadie quiere estar con Rajoy

Estas últimas semanas el panorama político se centra en la grave crisis institucional que está sufriendo el Partido Popular. Los casos de corrupción en los que están involucrados el partido que lidera, la dimisión de Esperanza Aguirre como presidenta popular en Madrid, la polémica con el aforamiento de Rita Barberá y la pérdida de escaños durante todo este tiempo; están haciendo mella a la imagen de Mariano Rajoy, dejando ver que es un líder débil. Rajoy no gana para disgustos; a todo esto, le tenemos que sumar que no está teniendo el apoyo que necesita para salir reelegido como presidente del gobierno. Los casos de corrupción dificultad la negociación para gobernar en coalición. Spain's PM Rajoy gestures during a news conference at Madrid's Moncloa Palace

En algunos momentos me recuerda al pobre Calimero, ya saben, ese encantador aunque desafortunado pollito antropomorfizado de dibujos animados que era un ser incomprendido y que, con sus amigos, siempre se metía en problemas. A Rajoy le han salido rana sus amigos. Esperanza Aguirre dimitió como presidenta del PP de Madrid por “la gravedad” de las acusaciones de financiación ilegal en su partido. Eso sí, mantiene el acta como concejala. Lo anunció a los tres días de que la Guardia Civil registrara su sede, más de un año después de que su mano derecha, Francisco Granados, entrara en prisión, y a tres meses de dejar el cargo tras el congreso regional del PP, al que ya había dicho que no se presentaría. Su dimisión adelanta apenas unos meses su salida de la presidencia del PP madrileño, pero descargó más presión sobre Rajoy.

El otro gran problema también tiene nombre y apellidos, Rita Barbera, muy cuestionada en su propio partido por la Operación Taula. La decisión de  blindar a la ex-alcaldesa valenciana de los tribunales ordinarios en caso de repetición de las elecciones cogió por sorpresa a la mayoría de los miembros del Comité de Dirección del PP, que desconocían los planes del líder popular. Rajoy actuó a espaldas de la dirección del partido. Ese aforamiento impide su procesamiento sin una autorización de la cámara parlamentaria. Sólo el Supremo puede emprender una investigación judicial contra ella

El PSOE, Izquierda Unida y Compromís han presentado este lunes en el Congreso una petición para que se cree una comisión permanente sobre lucha contra la corrupción. Los escándalos de corrupción arrojaron una profunda sombra sobre Mariano Rajoy y la mayor parte de sus cuatro años de gobierno. Muchas voces del entorno del PP pide abiertamente la dimisión del presidente del PP y la convocatoria de un congreso abierto para elegir un nuevo líder que limpie la imagen de los populares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s